martes, 1 de septiembre de 2009

Inventos diabólicos

En mi familia tenemos fama de ser un poco ligeritas de cascos. A lo largo de los años nos han dicho de todo, que si somos unas indecentes, unas guarras y cosas similares. Hoy quiero limpiar el mal nombre de las mujeres de mi familia. Sí, somos un poco provocadoras, nos gusta llamar la atención... pero tampoco es para condenarnos, ¿no? Nosotras no tenemos la culpa de causar el efecto que causamos.

En primer lugar, permitidme que me presente. Ésta soy yo.


La chica del secador se llama Marta y me compró hace cosa de un mes por catálogo en Victoria´s Secret. No me digáis que no soy una monada...

En fin... a lo que iba, que se me sube el ego y me voy por las ramas. Las mujeres de mi familia tenemos todas el mismo nombre de pila: Tanga. Lo que nos diferencia son los apellidos, pues básicamente somos dos sagas familiares: "de Hilo Dental" y "Brasileño". En la rama familiar "de Hilo Dental" estamos los "Thong" y los "String". Para que nos aclaremos, yo me llamo Tanga de Hilo Dental Thong.

Hechas las presentaciones retomo el tema inicial. !Estoy harta! Harta de que todo el mundo diga que somos unas guarras, que nuestras primas lejanas las Bragas (Bragazas, Bragas de Cuello Vuelto y Bragas de Abuela) y los Culottes son muchísimo más decentes y elegantes y que somos un invento del diablo.

¡Nosotras! Que somos de rancio abolengo... Sí, salvaje, pero rancio. No somos una moda de hace veinte años que digamos o si no, decidme, ¿qué eran los taparrabos? Pues eso, unas tiras y un trozo de cerámica o piel para tapar las partes pudendas. Esos son nuestro auténticos ancestros.

Ya en la edad moderna, allá por el siglo XVII, un navegante español, que viajaba con su esposa, una italoespañola llamada Yolanda Yuccara, a la que nosotras consideramos nuestra santa patrona y mártir, nos trajo a España. Sí, sí, a España...

Dejadme que os cuente la historia, que no tiene desperdicio. Nuestras antepasadas en aquella isla del Pacífico eran unas conchas (o tongos en su idioma... de ahí nuestro nombre actual) que las mujeres se ponían con unas cuerdas para tapar las partes de su cuerpo que no podían ser mostradas. Naufragó allí el navegante con su esposa y a cambio de la ayuda recibida por los indígenas, tuvo que darles hasta las velas de la nave. Las mujeres, desecharon las conchas y se cosieron unos tangas con la tela de las velas.  A Yolanda le encantó aquel invento y cuando pudieron volver al continente, se asentaron en Brasil y montaron una fábrica de telas para elaborar tongos (tangas los llamaron en Brasil).

Y de ahí, el salto a España. El navegante se emocionó y para acá que se vino a promocionar el producto. Si hoy somos vilipendiadas de esta manera... ¿qué creéis que le hicieron a la pobre Yolanda y a su emocionado esposo en pleno siglo XVII y con la Santa Inquisición por ahí danzando? Pues eso, horca. Por "personas inmorales" y "promotores de escándalos públicos".

Nuestra patrona, Yolanda Yuccara, mártir indecente.

Así que nuestras antepasadas tuvieron que vivir casi en la clandestinidad. Algunas tuvieron que dedicarse a asuntos turbios (prostitución, shows para hombres) o como mucho sobrevivir en un cajón bajo llave de la casa de alguna señorita ligera de cascos... Eso le pasó a mi tía -abuela Tanga de Hilo Dental String... de la que sólo conservo esta vieja foto en blanco y negro... Era una tanga preciosa...




Poco a poco nuestra estirpe familiar fue resurgiendo y saliendo de la clandestinidad... Tímidamente (si es que a nosotras puede aplicársenos el adjetivo de tímidas) fuimos abriéndonos un hueco en los cajones de chicas más decentes... Costó, no os creais, pero ahí estamos. Ahora ya algunas ocupamos cajones completos.

Aunque algunos no lo crean, somos cómodas. Puede sonar contradictorio, pero no nos gusta "dar por culo" (disculpadme la expresión) a aquellas que nos llevan. Al fin y al cabo... debe ser más incómodo que se te meta entre nalga y nalga un trozo de braga que un fino hilo de algodón... ¿o no? Y la que nos usa, suele repetirlo y hacerlo por costumbre... así que no seremos tan incómodas como dicen algunas y algunos.

Y puede que no seamos el vivo ejemplo de la decencia. Mostramos más de lo que dejamos a la vista, sí,  pero si nuestra dueña tiene buen gusto y sabe llevarnos, podemos ser muy, pero que muy sugerentes.

Somos una familia amplia, con gran variedad de miembros. Para poder ser utilizadas en todas las ocasiones: somos de algodón o de licra, de encajes o de dibujitos, de fiesta o deportivas... Nos adaptamos a todo.

Además tenemos super poderes: el poder de hacer que la mujer que nos usa se sienta extremadamente sexy y el poder de hacer que el hombre que mira a esa mujer se vuelva medio loco. Y si jugamos al juego de la seducción en el binomio T-T (Tanga-Tacón) podemos ser una verdadera bomba de relojería.



Algunas somos chicas atrevidas, divertidas y un poco picantes... de vez en cuando nos gusta asomarnos al bordecito del pantalón... Lo que habremos visto desde allí... cuántas caras de asombro, cuánto tragar saliva, cuánto morder de labios, cuánto sofoco.

Pero por abusar de este juego fuimos prohibidas en algunos colegios en Francia hace unos años. Mis primas francesas es que son unas descocadas!!! Hay que ser un poquito más recatada... si no, acabaremos perdiendo nuestra gracia y nuestros superpoderes.

¡Eso sí! No estamos hechas para todas las mujeres. Seamos objetivos. No sentamos bien a todo el mundo, en algunas situaciones nos sentimos estiradas hasta casi rompernos, desproporcionadas... ridículas. Pero bueno, aceptamos nuestro destino.

Al fin y al cabo, no somos más que una prenda de vestir.

26 comentarios:

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Se non e vero e ben trovato.
Increible el enfoque que le das al tema. Sólo te puedo apostillar con el chiste viejo: Antes había que apartar las bragas para ver el culo, ahora hay que apartar el culo para ver las bragas.
Insisto en que para mi son fruto de una confabulación...De hecho me voy fijando y cada día veo más..De hecho quiza me voy fijando porque cada dia hay más...

Rocío dijo...

Gonzalo, supongo que en su día dirían lo mismo de los sujetadores, los bikinis e incluso las bragas... y hoy en día son algo completamente normalizado...

Y si te fijas, no es porque haya más... quizás sea por los superpoderes!!! Jajajaja

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Seguramente porque me he quedado mirando un cuarto de hora las fotos de tu post!!!!!!

Rocío dijo...

Jajajaja, ¿ves? son los superpoderes del tanga!!!

molinos dijo...

Plas, plas, plas...has estado sembrada. Lo que me he reido. De todos modos ya sabes que yo estoy en contra del tanga y sostengo que fue inventado por un hombre...hasta tu me has demostrado que yo tenia razon...jajaja..en el origen del tanga habia un hombre.
Me preocupa como vas a cuadrar la poesia y la defensa del tanga.....:)

Rocío dijo...

¿Es incompatible la poesía con el tanga?... Tendré que escribir una "oda al tanga"... Jaajaja

Pablo Martin dijo...

hola chico/as, pero es que no dormis ? es muy tarde, ultimamente leo muchos post sobre los tangas, y estan bien, me gustan las fotos, pero a estas horas, me ponen nervioso, ¿ sera bueno ??, me voy a dormir, si puedo, ciao.

Rocío dijo...

Seguro que hoy duermes como un angelito, Pablo.

Driver aluchinato per la tanga dijo...

La tanga é una bellísima prenda, qui fache de la seduchione, tuta una pochibilitate vitale per la donna qui lo porta.
E per l´huomo, e una sensachione faschinante, qui lui prende in grandíssimo fuoco.

Capitán dijo...

Hoy paso por aquí de puntillas, como por la sección de ropa interior femenina del Corte Inglés, con las manos en los bolsillos y mirando al suelo.

Alfonso Carlos dijo...

Creo que vivi de cerca la evolucion-revolucion social del tanga. Cuando las chicas de clase intentaban engatusarnos y seducirnos con braguitas de encaje color rojo, las mas picantonas, el tanga hacia furor en el submundo de los lupanares. Claro, en este festival de carne no hay encaje que pueda competir con el desparpajo indecente de unos hilos que dividen salomonicamente el culamen...y todos ibamos en peregrinacion a ver que se cocia por los bares dos rombos que crecian al borde de nuestras carreteras con alma de Neon.
Hasta que un dia, alguien penso que queria ser la mas puta de todas las señoras y decirle a sus vecinas...mi marido se queda en casa. Me parece cojonudo. Las mujeres que dan amor a cambio de dinero siempre han estado un paso por delante...como concepto...en nuestra España mojigata de cruz y cofradia la mujer dio un paso crucial. Y asi como por sorpresa, un millon de tangas salieron del armario.
Todos queremos a una princesa como compañera y a una zorra en la cama...con tanga porsupuesto tenga al apellido que sea.

Rocío dijo...

@Driver... Pues sí, tó eso!

@Capitán... si miras al suelo te pierdes las mejores vistas! :-) Un saludo.

@Alfonso... Efectivamente, el tanga guarda aún ese poso de morbo de sus tiempos clandestinos, de cuando sólo lo usaban las putas... Y supongo que es por eso por lo que aún perdura lo que en el post llamo casi inocentemente el "superpoder" del tanga... Porque aún queda en el hombre esa reminiscencia...

Belén dijo...

Claro... la verdad es que yo tampoco entiendo a los que os llaman así... si lo único que haceis es vuestro trabajo,leñe!

Besicos

Máster en Nubes dijo...

ay, Rocío, yo sólo sé a este respecto que cuando he dado clases en la universidad he tenido que pedir en voz alta, con sentido del humor pero también con decisión que las señoritas se vistan con propiedad y tengan la bondad y amabilidad o al menos la prudencia al sentarse ... de taparse el lomillo por detrás, de no mostrarlo, porque la vista del tanga del 40% de las alumnas del CEU me dejaba a mi, su pobre profesora de Relaciones Públicas, sin posibilidad alguna de atraer la atención masculina para explicar la clase que con tanto cariño y dedicación preparo.

O sea. Hay un sitio, un lugar y una situación para cada cosa. Y el tanga enseñado todo el día, a las 9 AM incluido, acaba, en mi opinión, por quitarle el encanto final, además de dificultar en cierta medida la convivencia estudiantil o laborable.

Muy gracioso tu texto, me ha encantado, pero a cada lugar y cada sitio lo que es de cada lugar y cada sitio. Y ni en la universidad, ni en el trabajo, una señora, señorita o mujer que quiera que la tomen en serio debe ir enseñando el tanga de primeras o en cuanto se agacha. Creo que no es de recibo, la verdad.

Modestino dijo...

Atrevido y a la vez elegante tu post. Eres audaz Rocío.

Rocío dijo...

En ese sentido, estoy de acuerdo contigo Máster: lo poco agrada y lo mucho enfada (o empalaga).

Como en todo, cuando se abusa o se utiliza en circunstancias que no corresponden... acaba perdiendo la gracia.

De tanto ver "tirachinas"... dejarán de causar efecto.

Máster en Nubes dijo...

Y, con perdón y todos mis respetos, no estamos para que se pierda el "entusiasmo", vamos a llamarlo así, la "afición", de verdad que no ;-)

un abrazo, guapa

Babilonio dijo...

Muy bueno, me gusta tu post casi tanto como un tanga bien puesto jeje
Por cierto, yo el tanga siempre prefiero intuirlo a verlo por encima del pantalón....
Coincido con Master de Nubes, cada cosa tiene su logar y su ocasión...y el tanga tambien.
Un saludo

Alone dijo...

Hola soy un calzoncillo slip yo no tengo este problema que me comentas, entre los de mi sexo ocurre lo contrario, resulta que mis primos los boxer son los que causan furor, pero digo yo que estando el paquete bien recogido pá que quires mas tela, y lo del tangita masculino lo veo un poco... como diria... po eso que ha no ser que seas mú metrosexual va ha quedar regular y a mi parecer un poco mariquitoso, sin embargo vosotras las tanguitas espero sigais multiplicandose pues son el complemento perfecto en cualquiera de las versiones de una chica guapa. a mi particularmente me gustan unas... mejor no... :)

Suso dijo...

Uno, la verdad, no sabe mucho de tangas porque cuando llego a esa frontera voy ciego.¡No me entero!:)

Rocío dijo...

@ Belén: !Pues claro! Pobres prendas...

@ Modestino... no sé si es muy audaz la entrada, pero gracias!

@ Alones: la verdad es que el tema lencería masculina no da tanto juego, pero sí que se podría hacer algo con el tema familiar tanga-slip-boxer...

@ Babilonio: gracias por pasarte. Me han gustado mucho tus dos blogs. Calentitos, calentitos!

TitoCarlos dijo...

Olvidaste las de vida efímera, pobres: las comestibles.
Pero, ¡qué ricas!

Un beso,

Sunsi dijo...

Érase una vez una profe de lengua que no sabía a qué chica sacar al "encerado" para que analizara una oración llena de subordinadas.

La frase tenía que escribirse muy arriba porque las flechas llegaban muy abajo. En el primer caso había que estirar mucho el brazo... cuando finalizaba la frase había que agacharse para poner Oración Principal y fin. El sistema más eficaz es que salga el alumno a la pizarra... Descubres qué dificultades tienen, qué es lo que no entienden...

¿Tú crees que había en el aula algún varón que supiese distinguir una subordinada adjetiva de una sustantiva? Pero si en el paisaje tenía cosas más sugerentes para mirar... que se les caía la baba...

Desesperación...2º de Bachillerato y después Selectividad.

Ni flores... Está claro que al final terminaba analizando la frase la señorita puritana de lengua, en vaqueros y jersey cómodo que permite moverse con menos dificultad.

"Reina mora (una chica de 10 en todo los sentidos) ... ¿puedes, por favor, dejar el trapito ese tan mono que llevas debajo del pantalón y venir a clase con unos centímetros más de ropa? Que a los pobres chavales los tienes mareados... Tendrás ocasiones para ponértelo. En el insti mejor nos centramos en el estudio ¿Qué te parece?"

Se lo dije aparte, a solas, por supuesto. Y lo entendió. Incluso me dio la razón.

Perdona la extensión, Rocío. Es que si no lo explico entero se pierde el contexto.

En la intimidad... la imaginación al poder, por supuesto.

Besos, princesa.

Fiebre dijo...

No sabía la historia del tanga, muy ilustrativa.

Y bien llevado en su momento, una mujer es la bomba, y los hombres con un tanga estilo Rappel...están para ponerle esa bomba y aniquilarlos :)

Rocío dijo...

@ Sunsi. Estoy contigo en eso. Es lo que digo... que hay momentos y circunstancias. Y se está abusando de esa imagen de la tira asomando por encima del pantalón. Al final acabará perdiendo la gracia...

@ Tito Carlos. Pues sí... comestibles, con caramelitos y todo.

@ Fiebre. Calla, calla, qué terrorífica visión!!! Puff

Markos dijo...

Has estado soberbia, qué forma tan elegante e irónica de contar la historia de una prenda y de la doble moral de quién critica.
Salu2